¿QUÉ ONDAS CON MIS SUEÑOS?

Les voy a contar el sueño que tuve ayer, pero primero un poco de insight.

Mi esposo y yo estamos buscando dónde radicarnos. No ya, pero eventualmente. Cuando termine su término en un puesto que dura 4 años más. Hemos ido y venido con ideas, pero yo sí estoy clara de dónde quiero vivir y no es en la ciudad. A mí me gusta el campo, a él también.

Anoche tuvimos una conversación extensa sobre esto, de esas que te agotan y al final lo único que quieres es irte a dormir. Pero la consecuencia de tener estas conversas tan intensas y emocionales es que terminas soñando con ello; o al menos a mi me pasa.

Soñé que mi abuela paterna Maritza se había mudado a un apartamento precioso y espacioso en la Vía Argentina. Uno de esos barrios en los que no tienes que salir a menos que trabajes distante. Todo cerca. Cruzas la calle y esta todo lo que necesitas para sobrevivir, incluyendo un estudio de tatuajes.

En el sueño, mi abuela me invita a conocerlo y cuando veo, es el edificio justo alado donde vivió mi otra abuela, mi abuela materna que falleció hace 10 años y a quien extraño muchísimo. No se puede revivir a los muertos, pero si lo pudiera hacer lo haría, solo para darle un último abrazo y decirle que la amo. Porque no se lo dije antes de su muerte. Nunca olvidaré cuando mi mamá me llamó de que fuera a despedirme porque iba a fallecer en cualquier momento. Recuerdo que estaba en su apartamento, totalmente dormida, acostada en su cama. No recuerdo si he escrito de esto anteriormente, pero ese momento lo tendré grabado por el resto de mis días, siempre conmigo.

Mi abuela falleció justo antes de yo haber llegado a verla. No me pude despedir ni un poquito, pero lo que sí hice fue esperar a todos los que le rezaban alrededor de su cama salieran del cuarto; me acosté en su cama alado de ella y la abracé. Ella ya estaba muerta. Fría. Sin vida. Recuerdo que le quité sus aretes y su collar, los guardé y son mi recuerdo físico de ella, aunque no los necesitaba sentí que los quería conservar. Recuerdo no sentir su energía vital alado mío mientras que la abrazaba y lágrimas bajaban por mis mejillas por su pérdida. Cuando dejé de llorar la sentí. Sentí que me acarició y sentí que su alma estaba ahí. Sentí que me veía y me decía que ella estaba bien. Mi abuela vivía justo en Vía Argentina. Amaba ir a su casa y que me cocinara su deliciosa comida cubana, abrir la nevera y encontrarme chichas de Tang medio abiertas y azúcar regada porque no controlaba muy bien sus funciones motoras. Su cartera olía a polvo de cara y a menta. Recuerdo que cuando se pintaba los labios de rojo, sus dientes quedaban manchados. Recuerdo que me pedía masajes porque decía que yo tenía manos sanadoras. Recuerdo el olor de su cabello o del poco que le quedaba por el cáncer.

Entonces, mi sueño era de mi abuela paterna que sigue viva, a quien amo y admiro, viviendo en el edificio justo alado de mi otra abuela que falleció hace 10 años. Mi abuela me enseñaba el apartamento y era perfecto. Ventanas grandes, mucha luz natural, muebles de madera, un olor particular que describía todas las vidas que habían pasado por ahí y una paz increíble. Nunca escuché los sonidos de la calle que suelen ser continuos en ese barrio de nuestra ciudad. Había silencio, que es algo que adoro.

Mis dos abuelas me criaron. Una estuvo conmigo desde que era una bebé, a la otra la recuerdo más después de mis 8 años, fue quien me organizó mi boda, me vió por primera vez con mi vestido blanco y quien me puso el velo. Cuando Iván me propuso matrimonio su casa fue el primer lugar que visité para contarle de sorpresa. Y aunque mi abuela no sea mi mamá, es como si lo fuera.

Mi relación con mis dos abuelas era muy distinta, una estuvo enferma por muchos años, pero su historia cubana, sus comidas y sus peculiaridades era lo que la distinguía. La otra, se ha destacado por sus consejos. Por su bondad por poner a la familia por delante y por siempre estar al servicio de sus nietas. Ambas abuelas tan diferentes, ambas vitales para mi vida.

Tita Yoli, donde sea que estés te extraño. No te lo dije lo suficiente, pero te amo. Extraño tu olor y tus dolencias que te ayudaba a sanar con una conversa, un chiste, un masajito o unas cosquillitas como me pedías que te hiciera. Te hizo falta amor en tu vida y traté de dártelo, todavía siento que pude darte más.

Tita Maritza, eres quien me puede dar un consejo objetivo. Tu corazón está abierto y lleno de amor aunque a veces parezcas distante, eres genuina. Nos cuidas. Sé que no ha sido fácil quedarte sin tu maravilloso Tito. A quien también extraño horrores. pero has sido modelo de resiliencia. Haz dejado una marca en mi vida imborrable. Quiero que sepas que te amo y te recuerdo todos los días. Lo único que te voy a pedir es que me pases todas tus recetas para hacerles una transformación vegetariana :). Tu comida (o la de tu ayudante María) deben vivir para siempre en mi familia. Eres una abuelita para Iván. Eres la bisa de Anna. Eres quien me enseñó mucho de cómo llevar un noviazgo sano y un matrimonio feliz.

Las amo a las dos y ese sueño que tuve anoche, fue un maravilloso regalo para un día como hoy que estoy de bajos ánimos. Gracias por permanecer en mi memoria, espero que sea por siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Recorriendo Panamá

Conoce lo bello de este país.

The Literary Bend

By Monique Sanchíz de Mihalitsianos

Panamá Housekeeper

¡Bienvenidos! Aquí te comparto tips de limpieza y cocina, anécdotas, recetas e información de nuestras capacitaciones.

Discover

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

Longreads

The best longform stories on the web

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: